Menú
La alimentación de la chinchilla
La alimentación de la chinchilla

¡MUCHO CUIDADO!

La alimentación de la chinchilla

La alimentación de una chinchilla debe estar cuidada con detalle y repartiendo los alimentos en función de sus necesidades.

Una chinchilla doméstica es un roedor cuya existencia procede de un cruce progresivo de las dos especies salvajes. Este animal doméstico es mucho más grande que las salvajes pueden pesar entre los 600 y los 800 gramos. Son animales muy poco agresivos pero hay que tener en cuenta que cada chinchilla es un mundo y que por lo general no son muy cariñosas. Les gusta estar a su aire y que les respeten su espacio, es decir no les gusta que les agobien.

Las chinchillas suelen ser unos animales afectivos e independientesLas chinchillas suelen ser unos animales afectivos e independientes

No obstante, para entender un poco más a este entrañable animal es necesario saber que emiten diferentes sonidos y ruidos como muestra de su comunicación. En función del tono del gruñido estarán mostrando su felicidad o su enfado. No hay de que asustarse, tan solo hay que comprender su comportamiento social para no llegar a la frustración ya que les cuesta coger confianza con las personas. Entre ellas, las crías suelen saludar a los padres con un canto más agudo para indicar que tienen hambre.

¿Qué comen las chinchillas?

Las chinchillas son roedores herbívoros que no comen semillas ni granos. Su alimentación se basa en tres alimentos principales. Heno, de pienso y de verduras y frutas. Hay que tener en cuenta que si se les cambia el alimento hay que hacerlo de manera progresiva, ya que su sistema digestivo es algo delicado y podrían no tolerarlo. Hay que tener en cuenta lo siguiente para que la chinchilla esté bien nutrida.

Las comidas de estos roedores pueden estar compuestas por diversos alimentosLas comidas de estos roedores pueden estar compuestas por diversos alimentos

Su dieta debe poseer un 32% de hidratos de carbono, un 15% de proteína, un 30% de fibra, un 10% de alimento húmedo, un 6% de minerales, un 4% de azúcar y un 3% de grasas saludables. No hay que olvidar tampoco que deben tener agua limpia y fresca las 24 horas del día, junto a una jaula muy bien aseada y equipada.

El heno, que es el principal componente de la dieta de las chinchillas, correspondiendo a lo que más suelen comer estos roedores, es debido a que se compone de fibra y celulosa. Es bueno que también se les de piedras de bloque de calcio para que desgasten sus dientes, ya que no dejan de crecer. Hay que variar el heno que se les da, entre los que se puede encontrar el diente de león, el heno de flor, el de cardo mariano, o el de alfalfa. De esta manera se constituirá una dieta variada y rica para la mascota.

Cuanto más variada sea la dieta del roedor más beneficios obtendráCuanto más variada sea la dieta del roedor más beneficios obtendrá

Por otro lado, el pienso para las chinchillas son también un alimento fundamental en su dieta. Hay que pensar que el pienso tiene que ser de buena calidad ya que son muy sensibles a la hora de comer ciertos alimentos, y por lo tanto hay que prestar especial atención en el tipo de nutrientes que tienen los alimentos que se les da. La cantidad de pienso recomendada para las chinchillas al cabo del día es de uno 30 gramos, es decir un puñado pequeño al día. Al contrario, las frutas y las verduras constituyen el menor porcentaje de la alimentación de una chinchilla. La manzana es una de sus preferidas, pero siempre hay que darla limpia, sin hueso ni nada que pueda dañar sus dientes o su estómago.

El pienso es un alimento indispensable en la alimentación de estos roedoresEl pienso es un alimento indispensable en la alimentación de estos roedores

A pesar de que son muy saludables, se recomienda una ingesta moderada, sobre todo de frutas ya que pueden ocasionar diarrea a estos animales. Una ración diaria de fruta al día bastará para cubrir sus necesidades. Al otro lado, encontramos las verduras que las de hoja verde son las favoritas y más recomendada para estos roedores. Cada hoja se debe limpiar con extremo cuidado y secarlas bien para que puedan disfrutar de su manjar. Las hojas de zanahoria, de escarola, rúcula, acelgas, canónigos, espinacas se encuentran entre sus favoritas.

Para educar al animal deberemos de enseñarle lo que está bien con premiosPara educar al animal deberemos de enseñarle lo que está bien con premios

Como era de esperar, también hay que darles premios y golosinas ya que es una buena forma de educar a estos animales. De esta manera irán cogiendo mucha más confianza y se dejarán tocar y se posaran en las manos cuando se las saque de la jaula. Sus favoritas son los frutos secos pero sin sal. Entre ellas destacan, las avellanas, las pipas de girasol, las nueces, las almendras. Si se les da un fruto seco de inmediato se notará su alegría y se sentirán mucho más confiados a la hora de interacionar socialmente con las personas. Tampoco hay que olvidar que hay que dosificar estos premios para que no se mal acostumbren. Una dieta variada hará que la chinchilla se vea feliz y saludable.

Curiosidades de las chinchillas

La chinchilla tiene un pelaje espeso que se cuida con polvo volcánico o polvo de mármol. Es uno de los pelajes más espesos de todas las especies terrestres. Asimismo, su esperanza de vida ronda los entre los 12 y 15 años aunque en algunos casos excepcionales las chinchillas pueden llegar a vivir hasta 25 años. Su reproducción es más lenta si se las compara con el resto de roedores. El macho fecunda a unas 4 o 5 hembras cuando se reproducen. Dicha madurez sexual se alcanza a los 8 meses de edad, pero en algunos casos a partir de los 5 meses y medio.

Es fundamental cuidar la alimentación de las chinchillas para su bienestarEs fundamental cuidar la alimentación de las chinchillas para su bienestar

La gestación dura un mínimo de 111 días. Una vez que nacen las crías, lo hacen con pelaje, los ojos abiertos y con dientes útiles. A las pocas horas, ya son capaces de roer y saltar por cualquier espacio. Para alimentarlas, la lactancia suele durar de 2 a 8 semanas, siendo 25 días seguros para su propia supervivencia. Las camadas se realizan unas dos veces al año con dos o tres crías de media.

No son animales que tengan muchas enfermedades, pero si tienen un delicado aparato digestivo por lo que su alimentación es fundamental para su salud. Hay que mantenerlas siempre en un lugar cómodo y algo fresco ya que no toleran mucho el calor ni los ambientes con mucha humedad. Tampoco tienen sistema de vacunas por lo que si hay que tratarlas de alguna enfermedad se realizarían los mismos métodos que a otros animales como los perros o los gatos.

Te puede interesar