Menú
¿Es bueno acostumbrar a mi perro a dormir en mi cama?
¿Es bueno acostumbrar a mi perro a dormir en mi cama?

DORMIR CON TU MASCOTA

¿Es bueno acostumbrar a mi perro a dormir en mi cama?

La relación dueño y mascota muchas veces es tan íntima y cercana que se traspasan los límites habituales, dañando a ambas partes. Esto sucede a la hora de dormir con tu mascota.

Cada vez son más las personas que se animan a subir al cachorro de la casa a la cama para dormir juntos, pero no todo es tan bonito como al principio. Acostarse en el mismo colchón con tu perro puede tener sus desventajas a largo plazo, aunque el corto nos aporte muchas mejoras también.

Dormir con tu perro puede tener ventajas y desventajasDormir con tu perro puede tener ventajas y desventajas

La decisión de dejar al perro dormir conmigo es solo del dueño, aunque unos consejos antes de tomar una de las dos vías posibles viene bien en caso de indecisión. Después de tener en cuenta los siguientes puntos clave, entonces sabremos que es lo que queremos: perro cama o no.

No es raro encontrar que en una casa donde vive una dueña joven esté junto a ella su fiel amigo listo para dormir en la cama, aunque los hombres son más reacios a esta práctica. Eso sí, cuanto más pequeños sean los perros, más posibilidades habrá de encontrarse al animal compartiendo habitación.

Tu perro, tu 'estufa' particularTu perro, tu 'estufa' particular

Lo mejor de dormir acompañado

Las ventajas que encontramos al dejar al perro dormir conmigo son varias, sobre todo las relacionadas con la salud emocional y los lazos afectivos que se crean entre el dueño y el animal. No solo aportan calor en invierno, sino que también crean una manera de mantenerse unidos y sentirse acompañados.

La presencia del animal en la cama junto a ti es reconfortante, no solo por su compañía, sino también por la repercusión que tienen en nuestra salud emocional. Tanto es así que, enseñar al perro dormir conmigo reduce el estrés causado por la actividad normal del día a día de las personas.

La sensación de seguridad es un sentimiento mutuo que se crea a partir del contacto y de tenerse cerca el uno del otro. También reduce la presión arterial, causada por ese estrés, y la sensación de malestar, animando así al dueño y creando un mayor lazo afectivo con el perro.

Evita las complicaciones desde que es un cachorroEvita las complicaciones desde que es un cachorro

Por qué no debemos dormir juntos

El problema de esa unión tan estrecha es la manera en la que puede afectar a la larga a tu perro, ya que se crea una relación de dependencia grande entre los dos que puede llegar a crear estrés y ansiedad en el propio animal. El hecho de no tener a su dueño cerca le crearía una sensación de malestar continua que terminaría afectando a su salud.

Es a partir de este punto en el que empiezan las complicaciones y la malas noticias para los que quieran un perro cama en su casa. Porque no todo son ventajas, sino que hay que tener en cuenta los posibles inconvenientes que pueden aparecer a corto, medio y largo plazo si dejamos al perro dormir conmigo.

Intenta que no exista una relación dependiente entre tu perro y túIntenta que no exista una relación dependiente entre tu perro y tú

Lo primero que se dice es que el animal no debe dormir con nosotros por temas de higiene. Esto no va del todo desencaminado, ya que el pelo de los perros como pasa con el resto de animales- tiene una serie de bacterias que afectan a nuestro sistema inmunitario, sobre todo si se trata de personas con problemas respiratorios, alergias o diversas enfermedades que debilitan las defensas. En ese sentido sí que puede afectar a las personas en cuanto a salud. Aunque no a todo el mundo de preocupa este inconveniente.

Tampoco es recomendable que suban por las patas, ya que las almohadilla de los perros son capaces de recoger una gran cantidad de ácaros y suciedad de todos los sitios por los que pasa, para después trasladarlos a nuestra cama. Aunque lo peor, en cuanto a la higiene se refiere, llega cuando nuestro compañero orina y rasca la cama.

Marcando territorio

Esto último se debe a su comportamiento animal: marca su territorio y delimita su posición como líder. La cama representa el sitio más alto y cómodo en el que suele dormir el líder de la manada, por eso se vuelven más revoltosos y territoriales cuando dejamos que nuestro perro se suba. De ahí que pueda llegar a hacer pipí en las sábanas.

No es recomendable dormir con tu perro por posibles enfermedadesNo es recomendable dormir con tu perro por posibles enfermedades

El hecho de no dejar al perro dormir conmigo viene delimitado por un tema de educación y disciplina, ya que debe aprender desde bien pequeño a valerse por sí solo. Da mucha pena escuchar al cachorro llorar porque duerme solo, eso es porque echa de menos la compañía de su madre, pero esto tiene una fácil solución: la progresiva independencia.

Es decir, podemos dejar al perro dormir en la cama los primeros días, pero pronto habrá que acostumbrarle a que su sitio esta en la cama que decidamos que es su sitio de sueño. Puede quedarse junto a nuestro lado durante un par de semanas e ir, progresivamente, alejando el colchón para delimitar tu zona como líder. Así el perro aprenderá quién lleva el control de la casa.

El problema cuando son tres

En caso de que sea una pareja la afortunada de tener un perro cama hay que advertir que no es nada recomendable al ser dos. El animal cogerá más afinidad con uno de los dos dueños, e incluso puede llegar a ponerse agresivo con el otro en caso de que este quiera acercarse a la cama. Y aunque sea solo uno, si eres de los que piensa que "puede el perro dormir conmigo" cuidado con las visitas, porque no les dejará acercarse a su territorio: la cama.

Procura que tu perro aprenda desde pequeño a dormir soloProcura que tu perro aprenda desde pequeño a dormir solo

Las desventajas no se acaban aquí, sino que incluso puede derivar en una alteración de tu ciclo de descanso. Es decir, el perro suele tener unos hábitos de sueño diferentes a los nuestros, y esto podría alterar tu propio confort.

La decisión es del dueño

Si la decisión es seguir manteniendo al perro cama, e aquí una última advertencia para los que luego vean que el comportamiento del animal no es el adecuado y se vuelve más revoltoso y territorial: quitar esta costumbre como casi cualquier otra- es muy difícil de corregir. Por eso es recomendable educar desde bien cachorros a nuestros animales, para que luego no se vuelvan más agresivo y sí más obedientes.

Aunque de pena o lástima oírlos llorar por las noches, hay que hacer un esfuerzo por delimitar los roles de dominación. Esto es algo duro de hacer al principio, pero ya es un trabajo de ambos, tanto del animal como del dueño. Con el tiempo se agradecerán estos consejos.

Te puede interesar