Menú
Hipotermia en gatos: aprende a detectarla y ponerle remedio
Hipotermia en gatos: aprende a detectarla y ponerle remedio

¡QUÉ FRÍO!

Hipotermia en gatos: aprende a detectarla y ponerle remedio

Los gatos pueden desarrollar una hipotermia o bajada grande de temperatura por diversos motivos y es importante que sepas como actuar si llegase a suceder.

Antes de conocer cómo afecta la hipotermia en gatos y qué debes hacer si te encuentras ante esta situación, además de saber cómo reaccionan los animales y demás aspectos relevantes para esta complicación en su salud, vamos a ver en qué consiste esta urgencia médica. Y es que la hipotermia en felinos es un problema bastante grave e importante, pero que se puede prever con facilidad. A continuación, toda la información sobre la hipotermia en gatos:

¿Qué es la hipotermia?

Se trata de una urgencia médica que se desarrolla cuando el cuerpo gasta calor más rápido de lo que tarda en producirlo. Esto provoca una disminución de la temperatura del cuerpo peligrosa, pues lo normal es que esté alrededor de 98,6 °F (37 °C). Sin embargo, cuando se tiene hipotermia, la temperatura corporal desciende por debajo de los 95 °F (35 °C).

A consecuencia de esta disminución de la temperatura corporal, el sistema nervioso, el corazón y otros órganos no son capaces de funcionar de forma normal. Y es que, si esta complicación en la salud no se trata, puede derivar en que el corazón y el sistema respiratorio, con el tiempo, dejen de funcionar y causen la muerte finalmente.

El cuerpo gasta más calor del que generaEl cuerpo gasta más calor del que genera

Una de las posibles causas de sufrir un cuadro de hipotermia es la inmersión en agua fría o la exposición al clima frío. Sin embargo, hay tratamientos especiales para esto como métodos para calentar el cuerpo y que así se pueda recuperar la temperatura normal.

La hipotermia en gatos

La temperatura corporal normal para gatos sanos y adultos debe estar entre los 38 y 39ºC. Si vemos que la temperatura es más baja de los 36º es cuando debemos preocuparnos, pues nuestro gato tendrá temblores y otros síntomas propios de la hipotermia. La exposición al viento, frío, nieve y lluvias es un factor que puede amenazar gravemente la salud de nuestra mascota.

Sin embargo, la hipotermia en estos animales no solo puede ser consecuencia de una estancia larga a temperaturas demasiado bajas o condiciones climáticas severas, y peor aún cuando el gato está mojado, sino que también puede producirse por otras causas. Y es que si tu gato padece otras enfermedades como infecciones, estados de shocks o malnutrición, también puede desarrollar hipotermia debido a esas alteraciones en el sistema inmunológico.

No es necesario que el gato haya pasado frío para que lo experimenteNo es necesario que el gato haya pasado frío para que lo experimente

De hecho, tu gato puede tener hipotermia como reacción a una anestesia o sedación si se ha sometido a una intervención quirúrgica, pues es uno de los principales problemas. También el hecho de haber sufrido un cuadro de hipotiroidismo puede dificultar la regulación natural de la temperatura corporal en estos animales y hacerlos más vulnerables.

Hay que tener mucha precaución con los gatos bebés porque su sistema inmunológico está todavía formándose y no pueden regular la temperatura de su cuerpo por sí mismos. Por este motivo, procura no exponer a tu animal si todavía es un bebé a condiciones adversas ni bajas temperaturas.

Síntomas de la hipotermia

En caso de que creas que tu gato está sufriendo un cuadro de hipotermia, deberás de fijarte muy bien en su comportamiento y en los posibles síntomas asociados. Es normal que si tu animal ha estado expuesto a bajas temperaturas durante mucho tiempo, se muestre aletargado, débil, tendrá escalofríos y temblores y le costará respirar con normalidad.

Si esta presentado cuadros de hipotermia se aislará y experimentará una depresiónSi esta presentado cuadros de hipotermia se aislará y experimentará una depresión

Además, su estado de ánimo será parecido a como si estuviera en depresión, se aislará, no tendrá apetito y se encontrará desorientado en todo momento. También puede presentar rigidez muscular, colapso y falta de energía.

Otros síntomas que te alertarán de que tu gato tiene hipotermia es si tiene la mirada fija y las pupilas dilatadas o si su ritmo cardíaco disminuye. En caso de que veas que a tu gato le ocurre algo de todo lo anteriormente comentado, no dudes en actuar como vamos a explicar ahora porque, en caso contrario, podría hasta entrar en coma, morir de frío o bien ocasionar daños irreversibles en su salud.

Cómo actuar ante la hipotermia en gatos

Antes de nada, debes saber que si te encuentras ante un caso de hipotermia en tu animal, y lo primero que debes hacer es llamar a un veterinario o a un especialista y preguntar qué hacer y qué pasos llevar a cabo, es decir, debes actuar siempre bajo las indicaciones de un experto.

Debes proporcionarle calor de forma inmediataDebes proporcionarle calor de forma inmediata

Si es cierto que tu gato tiene hipotermia, lo primero que debes hacer es darle calor de forma inmediata. Nuestro objetivo será el de aumentar poco a poco la temperatura del animal, pues no es para nada recomendable ponerle directamente una temperatura muy alta porque sus tejidos pueden resultar dañados ante tal cambio brusco.

Coge una manta, envuelve a tu gato y cógelo en brazos para transmitirle tu calor, algo que además le dará seguridad y confianza. En caso de que el animal esté mojado, lo más recomendable es que le des un baño y lo metas en agua que esté siempre un poco más caliente que su cuerpo. Es importante que no le metas la cabeza en el agua porque no será capaz de moverse con normalidad y puede ahogarse.

Recuerda que no se debe frotar el cuerpo del animal, bañarle en agua muy caliente, echarle agua tibia directamente o ponerle mantas térmicas. Todo esto podría quemar la piel de tu gato. Por ello, tras el baño de una media hora o veinte minutos con agua un poco más caliente que su temperatura corporal, puedes sacarlo del agua y secarlo con cuidado y precaución. El siguiente paso será taparlo con una toalla seca y caliente.

Debes acariciarle con precauciónDebes acariciarle con precaución

Si tu gato no está mojado pero ya ha desarrollado algunos síntomas como falta de apetito, temblores o letargo, no dudes en proporcionarle una fuente de calor externo. Una opción será la de meter al animal en un transportín o en una caja de cartón con botellas llenas de agua tibia, jamás con agua muy caliente.

Una vez esté el gato estabilizado, acude al veterinario para que lo revise porque necesitará de atención médica, no bastará solo con tenerlo arropado con una manta, eso será solo para estabilizarlo antes de sacarlo de casa. Si tu animal se encuentra en estado grave, es posible que incluso se necesite usar enemas, electrolitos, y hasta oxigenoterapia.

Lo más normal es que, ante un caso de gravedad, el veterinario utilice la fluidoterapia interna o intravenosa, que consiste en la administración parental (cualquier vía que no sea la oral) de fluidos con la finalidad de mantener y/o restablecer el equilibrio de fluidos internos.

Si esta muy mojado no puedes frotarle con brusquedad, debes secarle suavementeSi esta muy mojado no puedes frotarle con brusquedad, debes secarle suavemente

Otras opciones para ayudar a tu gato con hipotermia

Además de lo comentado anteriormente, existen más opciones para ayudar a tu felino. Una de ellas sería equilibrando sus niveles de glucosa. Y es que, el organismo de cualquier mamífero cuenta con ciertos mecanismos para compensar durante un tiempo la bajada de temperatura corporal evitando así efectos radicales en su organismo. Por ello, el cuerpo quema sus reservas energéticas para procurar mantener estable su temperatura interna.

Como resultado de esto, el gato padece una hipoglucemia de forma rápida, o lo que es lo mismo, sufre una bajada de los niveles de azúcar en su sangre, lo que puede derivar en un estado grave de aletargamiento y acabar en coma. Por ello, para evitar que ocurra este proceso degenerativo, puedes darle una cucharadita de miel a tu gato en caso de hipotermia para estabilizar sus niveles de glucosa con rapidez.

Por otro lado, también puedes prestar atención a si tu animal ha sufrido heridas de congelamiento debido a la hipotermia. Pues no es para nada raro que se le hayan hecho algunas quemaduras o heridas propias del congelamiento. Revisa todo su cuerpo, especialmente en las partes donde tenga menos pelo como la cola, el ano, las patas y las orejas. Si ves zonas rojas o lesiones, no dudes en decírselo a tu veterinario.

Los gatos callejeros en invierno se resguardan en las rudas de los coches. Debes tener precauciónLos gatos callejeros en invierno se resguardan en las rudas de los coches. Debes tener precaución

Cómo prevenir la hipotermia en felinos

Lo más importante es mantener estable la temperatura corporal de tu gato cuando se acerca la temporada más fría del año. De esta manera evitaremos que su salud sufra de daños innecesarios. Por ello, sí que es posible prevenir la hipotermia, además de necesario y recomendable.

  • Acondiciona tu hogar: Convierte tu casa en un lugar cálido en la época de invierno y temperaturas bajas. Tienes que hacer que tus mascotas tengan un bienestar completo y para ello nada mejor que la calefacción. Procura ponerla siempre entre los 24ºC y 26ºC para conseguir la temperatura ambiente idónea.
  • Mide la temperatura de su cuerpo: Debes hacerlo todos los días durante el invierno como medida de prevención si tu gato sale al exterior. Y es que, gracias a esto, podrás ver de una manera eficiente si la temperatura corporal de tu mascota desciende realmente y se encuentra ante un cuadro de hipotermia.
  • Accesorios clave: No solo hay que acondicionar adecuadamente el hogar, sino que también deberás comprarle a tu gato elementos imprescindibles para un bienestar completo durante los meses de más frío. Con esto, nos referimos a que toda mascota debe contar con una cama o un nido y una manta calentita y gustosa. Si quieres ir más allá, también puedes ponerle un abrigo especial para gatos de manera que pueda estar abrigado. Todo esto tiene más importancia si además tu gato no tiene pelo.
Te puede interesar