Menú
Cómo curar heridas a los gatos
Cómo curar heridas a los gatos

CONSEJOS Y REMEDIOS NATURALES

Cómo curar heridas a los gatos

Se recomienda poner a tu mascota un collar isabelino para que no se lama, arañe o infecte y complique la gravedad de la hemorragia.

Los gatos son animales muy independientes y en ocasiones esta característica les hace ser muy traviesos. Aunque pueden tener sustos accidentalmente, a veces los felinos más curiosos sufren algún percance que no acaba del todo bien y por eso es imprescindible estar preparado y saber cómo actuar en estas situaciones. Sin embargo, un factor clave será la gravedad de la herida, pues si es demasiado grave la mejor opción será que acudas con tu mascota al veterinario. En caso contrario, si la herida es leve tú mismo podrás darle unos primeros auxilios a tu mascota, así que en las siguientes líneas te contamos las mejores pautas de actuación y los consejos a seguir.

Desinfección de heridas en gatos

Para el caso de cortes superficiales o heridas en período de cicatrización que ya han sido previamente tratadas por un veterinario, debes llevar a cabo la desinfección el número de veces que se te haya indicado, aunque normalmente se recomienda hacerla unas dos veces al día. La opción más recomendada es usar una gasa antiséptica en lugar de algodón puesto que las fibras de los algodones ensucian la herida y pueden infectarla aún más. Si no se dispone de gasas, una toalla seca o semihúmeda puede cumplir su función.

Es importante estar preparado para que nuestro felino venga con alguna heridaEs importante estar preparado para que nuestro felino venga con alguna herida

A las gasas antisépticas deberás aplicarle suero fisiológico para desinfectar aunque también a veces se pueden utilizar agua y jabón en sustitución. Para terminar con la labor de desinfección se puede aplicar sobre la zona un antiséptico que te haya recomendado el especialista veterinario con anterioridad. Además, para evitar complicaciones en la herida, puedes cortarle el pelo de alrededor a tu gato para que no se introduzca en ella.

Cómo curar abscesos en gatos

Las bolsas de pus son afecciones bastante comunes en gatos, también debidas en algunas ocasiones a la mala desinfección de una herida. Lo importante para remediar los abscesos es provocar el drenaje del pus de forma natural y se puede conseguir con baños de sal disuelta en agua. Cuando detectes una bolsa de pus en tu mascota, humedece la zona sin apretar aplicando esta solución con un algodón o bastoncillo de oídos varias veces durante el día hasta que el bulto explote. Generalmente no suelen tardar más de 24 horas en hacerlo así que cuando suceda, limpia bien el área y desinfecta como se ha explicado en el apartado anterior. También deberás comprobar que durante los próximos días no aparecen nuevos abscesos.

Para heridas superficiales se recomienda usar gasa antisépticaPara heridas superficiales se recomienda usar gasas antisépticas

Cómo curar hemorragias en gatos

En algunos casos las heridas de apariencia leve pueden llegar a resultar muy latosas porque expulsan mucha sangre, pero pronto cesará. Lo primero que hay que hacer ante una herida superficial es limpiarla, con una gasa antiséptica y rociando suero fisiológico sobre la piel afectada. Bajo ningún concepto se debe frotar la herida con la gasa, simplemente se ha de manipular la zona más próxima al corte. También se puede aplicar alguna sustancia para desinfectar o pomadas antisépticas que ayuden a la cicatrización.

Asimismo, en caso de que la herida tarde en dejar de sangrar, se recomienda hacer presión con la gasa hasta que el resultado sea efectivo. Para heridas con mayor hemorragia no se debe retirar la gasa que está ejerciendo presión en ningún momento, así que cuando no absorba más sangre se ha de colocar una nueva superpuesta a la anterior. También se pueden fijar con una venda, especialmente si debes trasladar al gato al veterinario para que le atiendan.

Las heridas con mucha sangre se limpian con suero fisiológicoLas heridas con mucha sangre se limpian con suero fisiológico

Consejos para cuidar de gatos con heridas

Para evitar complicaciones en el tratamiento de tu gato, es conveniente que sigas los siguientes consejos:

  • Antes de manipular a tu mascota, relájale con caricias y mimos para que no se asuste y limpia tus manos.
  • Es de utilidad poner collares isabelinos a los gatos con heridas bien para que no se chupen la zona afectada, para que no se arañen con sus patas, para que no se laman las pomadas que se les apliquen y para evitar que se infecten a sí mismos.
  • Si tienes más de un gato como mascota, es recomendable que convivan separados durante la cicatrización para impedir que se desacelere el proceso.
  • No se debe tapar la herida de no ser que lo indique el especialista veterinario.
  • Para el caso de las quemaduras se recomienda acudir al veterinario y no actuar para evitar irritar la piel de tu mascota.
  • No se debe usar yodo en la piel de los gatos dado que puede causar irritaciones al tener un nivel de acidez diferente al de los seres humanos. Se recomienda emplear yodo diluido en agua.
  • Presta atención a la evolución de tu felino dado que los problemas físicos pueden causarle estrés y derivar en otras enfermedades.
Es importante la cicatrización de las heridas en los felinosEs importante la cicatrización de las heridas en los felinos

Remedios caseros para curar heridas en gatos

Para acelerar el proceso de cicatrización en las heridas que pueda tener tu gato, funcionan además algunos remedios naturales que muchos especialistas recomiendan y que también tienen eficacia en los seres humanos. Uno de ellos es el de la miel con azúcar, una solución preparada con dos alimentos bien conocidos por su acción antibacteriana, así como su mezcla goza de una eficacia comprobada en la regeneración de la piel y el alivio del dolor. No obstante, es importante señalar que la miel empleada ha de ser de calidad para que sus propiedades funcionen.

Aunque se puede realizar una mezcla con ambos alimentos para aplicársela a tu gato, en realidad tanto el azúcar como la miel se pueden poner sobre la herida de forma separada, consiguiendo también los mismos beneficios. La forma óptima de hacerlo es dos veces al día, cubriendo la zona con una venda para evitar manchas. Otro remedio es el zumo de arándanos, aunque no para rociar sobre la hemorragia sino para que se lo des a tu gato con la comida. De esta forma se incrementa el grado de acidez de la orina y se evitan posibles infecciones en el cuerpo de tu mascota. Asimismo, el aceite de orégano se emplea por muchos especialistas para tratar infecciones y heridas en la piel gracias a sus propiedades antibióticas.

Te puede interesar