Menú
El Museo del perro: estas mascotas ya tienen su propia exposición
El Museo del perro: estas mascotas ya tienen su propia exposición

EXPERIENCIA ÚNICA

El Museo del perro: estas mascotas ya tienen su propia exposición

Llega en este 2019 la apertura del museo del perro en la ciudad estadounidense de Nueva York. Un museo enteramente dedicado a los mejores amigos del hombre.

El arte no tiene límites y menos si de imaginación se trata. Desde hace años, multitud de personas han podido disfrutarlo acudiendo a distintos museos donde se ofrecen pinturas, cuadros o incluso esculturas pertenecientes a distintas épocas o estilos artísticos. Pero, ¿qué ocurriría si existiera un museo que recogiera todo lo que tiene que ver únicamente con el perro como mascota? No hay que imaginarse la respuesta, porque esto es ya una realidad.

El Museo del perro, perteneciente al American Kennel Club, alberga una de las colecciones de arte canino más grandes del mundo. El American Kennel Club es una organización sin ánimo de lucro que cuenta con el registro más grande de perros de raza pura en el mundo. Además, esta organización supervisa el deporte de los perros de raza pura en los Estados Unidos. American Kennel Club o como también es conocido, AKC, busca el bienestar de los perros y trabaja para proteger los derechos de todos los dueños de estos animales promoviendo el cuidado y la propiedad responsable de estos animales.

El perro es el mejor amigo del hombreEl perro es el mejor amigo del hombre

Cuadros de la época victoriana del siglo XIX, carteles de películas que han sido protagonizadas por mascotas o incluso una pantalla interactiva que dice al visitante a qué raza de perro se pareces más son sólo algunas de las cosas que ofrece este Museo del Perro, que abrió sus puertas en Nueva York el 8 de febrero. Aun así, objetivamente este museo se trata de una reapertura ya que realmente abrió sus puertas en 1982 en Manhattan. Cuatro años más tarde, el 1986 el museo se trasladó a la localidad de Saint Louis, en Missouri hasta el año 2017, pero debido al traslado de las oficinas del AKC a Nueva York y el hecho de que este lugar tenía menos visitas de las que podría albergar, decidieron cambiar su ubicación también.

El director de recursos culturales del centro, Alan Fausel, ha explicado que el museo ha vuelto para quedarse y conseguir más visitantes. A su vez, asegura que el objetivo es celebrar el arte del perro, que ha sido considerado por muchas personas como el mejor amigo del hombre desde hace siglos. "Empezamos en Nueva York, pero por falta de espacio el museo se movió a Saint Louis, aunque estaba muy lejos de la ciudad y no teníamos muchos visitantes, así que nos trajimos de vuelta el museo", explica con gran entusiasmo Fausel que a su vez confiesa que su pieza favorita es el retrato de un San Bernardo de 1896 creado por la británica estadounidense Maud Earl.

Cuadro del francés Gustave Courbet, Perros cazadores con una libre muerta, 1857Cuadro del francés Gustave Courbet, Perros cazadores con una libre merta, 1857

En definitiva, la mayoría de los cuadros que se esconden en este museo son de la época dorada de la pintura de perros, que tuvo lugar entre 1840 y 1940, aunque también se ofrecen obras contemporáneas como por ejemplo: fotografías de animales, estatuas, carteles...

También existe en el Museo del perro la opción de curiosear y encontrar más información sobre estas mascotas en una biblioteca que ha sido habilitada dentro del museo con libros especializados en el tema. Por ello, se anima a que los padres visiten el museo con los niños y den una vuelta por este área donde se podrán encontrar lecturas interesantes tanto para los más pequeños como para los más mayores. De hecho, son muchas las personas que recurren a buscar información sobre la raza en concreto de su mascota, con el fin de informarse y aprender sobre cosas que hasta entonces desconocía.

Un museo interactivo

Otro de los aspectos o características que hace que sea imprescindible la visita a este museo es su aspecto interactivo. Existen multitud de pantallas que dan la opción a los visitantes de pasar un rato agradable aprendiendo sobre este mundo animal a través de las nuevas tecnologías. Por ejemplo, una de las pantallas permite de manera visual y específica saber cómo entrenar a un perro. Otra de ellas llamada "Encuentra tu pareja" da la opción de tomarse una fotografía con el fin de que se busque aquella imagen de la raza o tipo de perro a la que más se parezca la persona. Es decir, con la que más similitudes guarde. Finalmente, también existe una tabla de pantalla táctil que lleva el nombre de "Conoce a la raza". Con ella se da la opción de explorar las características, rasgos, historia y representaciones de las diferentes razas de estos animales que se exponen.

Los perros ya cuentan con su propio museo que todo el mundo puede visitarLos perros ya cuentan con su propio museo que todo el mundo puede visitar

"Este museo es una hermosa oda para el mejor amigo del hombre y estamos encantados de llevar estas piezas y exposiciones a nuevos públicos", explica Alan Fausel. En definitiva, este museo supone una gran oportunidad para aprender sobre el mundo animal en cuanto a lo que perros se refiere, además de ser un divertido y original plan que ofrece algo diferente a lo que en los museos normalmente se suele encontrar. El Museo del perro se encuentra en el edificio Kalikow en 101 Park Ave, a pocos pasos de la estación Grand Central, en Midtown Manhattan.

Te puede interesar