Menú
Razas de gato: Somalí
Razas de gato: Somalí
¿CÓMO SON?

Razas de gato: Somalí

Ojos veres o dorados, grandes orejas, pelo largo y precioso... todo lo que necesitas saber para conocer esta preciosa raza de gato.

Los gatos son, junto al perro, la mascota más común que se puede encontrar en nuestros hogares. En ambos casos el abanico de razas es tan amplio que en ocasiones cuesta creer que dos de ellas puedan pertenecer a la misma especie; y entre las razas de gato que se puede tener como mascota se encuentra la que hoy trataremos en este artículo, el gato somalí.

Del gato somalí destaca su precioso pelajeDel gato somalí destaca su precioso pelaje

El gato somalí es un animal de tamaño medio y gran elegancia, tanto los machos como las hembras sanos suelen pesar entre tres y cinco kilogramos. Sus ojos son verdes o dorados, y la cabeza tiene forma de triángulo invertido con una frente que sobresale y el mentón desarrollado. Una de sus principales características son las orejas, que resultan grandes y separadas en comparación a otras razas de gato. La otra sería indudablemente su pelo. El pelaje del gato somalí es muy denso y puede encontrarse en diferentes colores, desde el beige hasta tonos azulados. Cuenta con pelo de longitud corta en la cabeza, un poco más largo en la espalda y largo en pecho y cola, recordando a la de un zorrito.

Sus orígenes

Si se pretende encontrar entre las razas de gato a su pariente más cercano, habría que hablar del gato abisinio, con el que se pueden encontrar grandes similitudes estructurales y en cuestión de comportamiento. Precisamente había países que ya trabajaban con los gatos abisinio, mascota que tiene sus orígenes en Gran Bretaña, como son los casos de Canadá o Australia, que allá por los años 50 comenzaron a trabajar en una nueva raza de gato.

Algunas teorías defienden que esto sucedió cruzando a estos abisinios con gatos persas o siameses hasta llegar a la nueva raza de gato somalí, en otras corrientes se habla de unos gatos que nacían dentro de camadas de abisinios con un pelaje más largo, y al ser esta una característica poco deseada en la raza inglesa, los apartaban para que no se reprodujesen y creciesen más ejemplares dentro de la camada. Algunos criadores de gatos abisinio, en cambio, sí se sentían atraídos por esta variante de pelo largo y decidieron juntarlos entre sí para llegar a una nueva raza de gatos abisinio de pelo largo, ahora conocida como gato somalí.

Sus ojos pueden ser verdes o doradosSus ojos pueden ser verdes o dorados

Sea cual sea la versión real, de lo que es posible estar seguros es de la importancia que tuvo el gato abisinio dentro de la historia de los gatitos somalí. Además, ha llegado hasta hoy sin conocerse en ellos ningún problema o afección genética, por lo que podemos decir que el somalí es una raza fuerte, sana y resistente. Precisamente por sus orígenes surge el nombre "somalí", ya que la raza de gato abisinio procede de la antigua Abisinia, que tiene frontera con Somalia, al igual que estas dos razas están unidas dentro del esquema de razas felinas.

Así se comporta

En cuanto a su comportamiento, el somalí es un gato ideal para hacer compañía en casa, ya que precisa de mucha atención por parte de sus dueños. Es un gato curioso, cariñoso, divertido, le encanta pasar tiempo con su propietario, es buena compañía para niños y le gusta mucho jugar, tanto que se debe tener cuidado en los lugares con espacios exteriores, pues les encanta salir a investigar y escalar árboles. Es además un gato de gran inteligencia y aprenderá rápidamente aquellas cosas que debe o no hacer, aunque como cualquier otra mascota no siempre seguirá las reglas.

Son muy cariñosos y siempre están pendientes de sus dueñosSon muy cariñosos y siempre están pendientes de sus dueños

Como con otros gatos de pelo largo se debe cuidar bien su pelaje, no es necesario cortarlo, pero sí cepillarlo y mantenerlo limpio en todo momento. Los gatos, a diferencia de otras mascotas como los perros, son capaces de mantenerse limpios y aseados, pero hay ocasiones en las que la ayuda de sus propietarios es inevitable y especialmente si se deja que jueguen en el exterior, donde podrían mancharse de barro y otros terrenos naturales.

Cuidados

Entre los cuidados que se debe tener de forma habitual con un gato somalí, podemos encontrar el cepillar su pelaje con cierta frecuencia, incluso diariamente para eliminar los pelos muertos y asegurar que no pase más calor del necesario. También se deben mantener limpios los ojos y orejas, esto se puede hacer con un trapo húmedo, así como controlar bien su alimentación para asegurar que tendrá un pelaje bello, brillante y con vida. Y por supuesto, lo más importante, acudir al veterinario siempre que sea necesario y tener todas sus vacunas al día.

Aunque ahora sabemos más sobre esta raza, es importante llegar a conocerla de primera mano. Por muchos datos que se pueda leer sobre diferentes razas de gato, finalmente cada mascota es completamente diferente y tiene su propia personalidad, depende de cómo se le cuide y de la educación que se le ofrezca será de un modo u otro, por lo que es importante asegurarse de cuidarle lo mejor posible para tener una larga vida juntos.

Te puede interesar