Menú
Cómo educar a un cerdo vietnamita
Cómo educar a un cerdo vietnamita

¡QUÉ TIERNOS!

Cómo educar a un cerdo vietnamita

Cuando se adopta un cerdo vietnamita como animal de compañía hay que tener en cuenta sus cuidados y educarlo desde el primer momento.

Tener un cerdo vietnamita como mascota empezó a coger mayor popularidad en los años 80 pero solo en Estados Unidos aunque ya se ha ido extendiendo por medio mundo. Son animales de lo más curiosos, juguetones y cariñosos ideales para los niños. Se pueden convertir en animales potencialmente inteligentes si se les educa correctamente, y además no necesitan muchos cuidados específicos por lo que son perfectos para tener como animal de compañía aunque a priori pueda sonar un poco raro.

Los cerdos vietmanitas no necesitan cuidados muy específicos en su día a díaLos cerdos vietmanitas no necesitan cuidados muy específicos en su día a día

Cabe saber que son animales exóticos y no domésticos, es decir no es como tener un perro o un gato, pero se adaptan con facilidad a los entornos y al ser tan cariñosos si se les da mucho amor pueden convertirse en el mejor amigo del hombre. La atención y la paciencia son los elementos claves para educar correctamente a un cerdo vietnamita. No les gusta estar solos y les gusta moverse para inspeccionar el terreno por lo que es aconsejable por la calidad de vida del animal que si se toma la decisión de tener un cerdo vietnamita como mascota, tener un buen terreno donde se sienta de lo más cómodo.

Estos animales son cariñosos, activos y no les gusta la soledadEstos animales son cariñosos, activos y no les gusta la soledad

También es bueno saber que no les gusta nada que les den la vuelta y tener las patas hacia arriba porque se sienten inseguros y vulnerables. Si esto ocurre se pondrán a hacer ruidos o chillar para mostrar que no les gusta nada esa posición. Son tan inteligentes que cada sonido que emiten es para expresar una carencia diferente. Si al final se toma la decisión de adoptar un cerdo vietnamita se debe saber que es la raza más enana de todos los cerdos, ya que miden unos 40 y 50 centímetros y suelen pesar entre 35 y 60 kilos.

Formas de educar al cerdo

Lo primero de todo, es que sienta cuando llegar a su nuevo hogar mucho amor y cariño y que su zona de descanso sea apropiada y lejos del comedero y de donde realice sus necesidades ya que es un animal de lo más organizado y limpio. Si se le tiene en cuenta el mostrará una actitud dócil por lo ques será mucho más sencillo educarle. Si se tiene más de un cerdo vietnamita como era de esperar cada uno tiene que tener su cama propia.

La educación del cerdo vietnamita desde pequeño será fundamentalLa educación del cerdo vietnamita desde pequeño será fundamental

Un segundo paso para la educación de la mascota es enseñarle a hacer sus necesidades en el arenero. La caja debe ser menos profunda que la que se le colocaría a un gato, para que así el cerdo pueda entrar y salir con facilidad. Suelen adaptarse bastante rápido a esta acción, pero si en alguna ocasión defeca fuera se deberán colocar las heces en el cajón de arena para que vaya familiarizándose con el lugar. Si lo hace correctamente, premiarle, incluso decirle cosas bonitas y positivas al igual que se haría con otro animal doméstico como los perros o los gatos.

Los cerdos vietnamitas se desarrollan jugando, tanto su inteligencia como su educación. Si un cerdo no recibe la atención necesaria podría comportarse mal, por lo que la atención es un factor de lo más importante para que estos animales aprendan rápido. Se les puede comprar juguetes de goma para lanzárselos y que los traigan como se haría como un perro, porque el cerdo vietnamita también lo hará. Uno de los juguetes que más les gusta a estos animales son los rompecabezas. Se trata de un juguete en el que en su interior tenga un premio o una chuchería y ellos tratarán de llegar a ello.

Interactuar con otros juguetes es algo que permitirá al animal entretenerseInteractuar con otros juguetes es algo que permitirá al animal entretenerse

Cada vez que se le quiera enseñar algo a un cerdo vietnamita hay que premiarle con comida, ya que es una buena manera de que en las próximas ocasiones lo haga a la primera. Hay que tener cuidado con las despensas o donde el animal pueda acceder con facilidad a lugares donde alberguen comida ya que es una de las cosas que más les gusta: comer a todas horas.

En definitiva, a los cerdos vietnamitas se le puede educar exactamente igual que aun perro porque responderá de la misma manera. Si va a estar en contacto con niños hay que explicarles que aunque sea un animal que va a vivir en casa no es un perro y que no les gustan ciertas cosas. Por supuesto que no le tiren del rabo ya que le podrían hacer daño inconscientemente. Una rutina de ejercicios básicos de como sentarse, donde dormir hay que dedicarlo unos 15 minutos al día para que no se agobien mucho ya que son demasiado cabezotas y podrían estresarse con gran facilidad.

Alimentación y cuidados

Los cerdos vietnamitas son son omnívoros así que pueden comer de todo, pero es recomendable que tengan una dieta rica en frutas y verduras. No hay que darle pienso específico para cerdos porque están pensados para que engorden y criarlos por lo que eso no es lo que queremos para nuestra mascota. A la hora de realizar sus necesidades no hay problema alguno porque lejos de los mitos de que se revuelven entre sus propias heces, los cerdos vietnamitas pueden hacer sus necesidades en un arenero de gatos fácilmente. Son animales que al no tener pelo no sudan por lo que no desprenderán malos olores.

Las revisiones y cuidados médicos específicos son necesarios cada cierto tiempoLas revisiones y cuidados médicos específicos son necesarios cada cierto tiempo

Si su comida y el arenero están cera incluso su cama no dormirá ya qu son animales muy limpios y les gusta separar bien sus áreas. Son animales que no soportan ni el frió ni el calor, es decir necesitan tener una temperatura regulada en el hogar. Les encanta dar largos paseos como si de un perro se tratase, y si se les educa desde que son pequeños adaptaran conocimientos de lo más inteligentes que sorprenderán gratamente. No hay que perderlos de vista porque les gusta mucho estar acompañados y jugar, son animales muy activos por lo que pedirán cariño a todas horas. Cada 4 meses más o menos es recomendable llevarlo al veterinario para que lleve un control de sus vacunas y le hagan un chequeo general para saber que todo está en orden.

Te puede interesar