Menú
Razas de perro: Galgo español
Razas de perro: Galgo español

¿CÓMO ES?

Razas de perro: Galgo español

El galgo español posee unas cualidades que se han usado desde la Edad Media para la caza de liebres y conejos. Además, los galgos son buenos perros de compañía.

El galgo español, también conocido como galgo a secas, es una raza de perro de tamaño grande que, como su propio nombre indica, procede de la península ibérica. Aquí te proporcionamos toda la información básica y las particularidades sobre el origen, el aspecto y características físicas, el carácter y comportamiento, así como los temas relacionados con la salud, el mantenimiento y los cuidados específicos de esta raza canina, por si tienes o quieres tener un ejemplar de galgo español como mascota.

Procedencia de la raza galgo español

El origen exacto del galgo español no se conoce con certeza aunque una de las teorías que cobra más fuerza es la del cruce del galgo árabe, en la época de la conquista de la península ibérica, con razas locales como el podenco ibicenco u otros antepasados que terminarían dando origen a los primeros ejemplares de esta raza, que posteriormente, por el auge de las carreras de galgos, sería cruzado con el greyhound o galgo inglés para dotarlo de una mayor velocidad, así como de numerosas similitudes físicas, aunque este cruce conocido como anglo-español no está reconocido por la Federación Cinológica Internacional (FCI), donde el galgo español se clasifica en el Grupo X, concretamente en la Sección 3: Lebreles de pelo corto.

Sus cualidades hacen que posea una gran velocidadSus cualidades hacen que posea una gran velocidad

Hace no mucho, el galgo español no era un perro muy conocido fuera de nuestras fronteras, pero, poco a poco, esta raza ha ido adquiriendo popularidad entre los adoptantes, por el maltrato al que suele ser sometido este perro cuando ya no le sirve a sus dueños para el cometido que lo adquirieron. Y es que, antes de ser empleado como mascota, el galgo español se ha dedicado tradicionalmente como perro de trabajo, especialmente a la caza, debido a su gran instinto, su predisposición y su rapidez. Cuando alguna de estas cualidades se merma o, simplemente, termina la temporada, muchos galgos son abandonados, en el mejor de los casos, ya que otros desalmados los cuelgan y terminan matando. Su uso para la caza en nuestro país se estableció en la Edad Media, convirtiéndose en una raza muy popular entre la aristocracia.

Apariencia y características físicas del galgo español

Aunque se trata de un perro de tamaño grande, las cualidades físicas concretas del galgo español hacen que pese entre 23 y 25 kilos, con una altura en la cruz que va desde los 60 hasta los 70 centímetros dependiendo de si es macho o hembra. Parecido al greyhound inglés, pero de menor tamaño, esta raza canina se caracteriza por tener un cuerpo musculoso, pero muy estilizado, lo que le convierte en un perro realmente ágil y ligero. Estas características, sumadas a la fuerza de sus delgadas patas, son las responsables de su gran velocidad.

Es un perro que juega durante horasEs un perro que juega durante horas

El galgo español tiene una cabeza delgada, alargada y proporcionada con su cuerpo, donde destaca su largo hocico, unos ojos pequeños, almendrados y oblicuos, una nariz negra y unas orejas triangulares, de implantación alta, base ancha y extremos redondos, así como una mordida en tijera con unos caninos desarrollados. Con una gran fortaleza y flexibilidad, su cuerpo rectangular destaca por tener un lomo arqueado, un vientre recogido y un pecho profundo, mientras que la cola, al igual que su cuello, es my larga, así como flexible, fuerte en la base y más fina a medida que se extiende hasta la punta.

En cuando al pelaje, el galgo español tiene la piel muy pegada al cuerpo, con un tupido manto de pelo corto que además es fino, liso y duro, especialmente en algunas zonas de la cabeza. Esta raza acepta cualquier color en su pelaje, pero lo más habituales son los tonos barcinos, atigrados, marrones, tostados, blancos, rojos, canelas. amarillos, negros o barquillos.

Carácter y comportamiento del galgo español

El galgo español es un perro tímido y reservado, especialmente con los desconocidos, por lo que es muy importante educarle para socializarlo desde su etapa de cachorro y también en la adulta. A pesar de este temperamento receloso al principio, esta raza puede resultar muy sociable y amigable, ya que también se trata de un pero muy dulce, dócil y cariñoso con quien tiene confianza, puesto que la nobleza y la sumisión son algunas de las cualidades más destacadas de su especial carácter.

Al galgo le encanta la compañíaAl galgo le encanta la compañía

En casa es un perro sensible, tranquilo y relajado, pero, en el exterior, se transforman en un animal vivaz y extremadamente activo que da rienda suelta a toda su velocidad, por lo que, además de sus paseos diarios, disfrutará mucho de dueños proactivos que lo lleven a realizar largas salidas como excursiones por el campo o actividades intensas como senderismo, carreras y juegos con los que desfogar su gran energía.

Respecto a su relación con las personas y otros animales, el galgo español es un perro afectuoso y gentil que se comporta a la perfección con niños y, bien socializado, tampoco tendrá problema con los desconocidos pasados pocos minutos. Además, también se lleva bien con otros animales. De hecho, a pesar del impulso de presa desarrollado desde su origen, no hay problema con otras mascotas como gatos u otros razas de perros más pequeñas, aunque habrá que trabajar en su educación para la correcta convivencia con otros animales de compañía.

Cuidados específicos y salud del galgo español

El principal aspecto a tener en cuenta a la hora del mantenimiento del galgo español es el ejercicio. Su tamaño, su instinto y su temperamento activo requieren de una actividad física alta que incluya, como mínimo, entre dos y tres paseos diarios, procurando, de ser posible, que el perro pueda disfrutar de algunos minutos de carrera sin correa. Si esto no es posible en los paseos de todos los días, será recomendable que, al menos dos días a la semana, el perro pueda desfogarse en el campo o en algún recinto donde se le pueda soltar para que haga ejercicio y juegue con libertad.

Sus habilidades físicas se utilizan para las carrerasSus habilidades físicas se utilizan para las carreras

De hecho, realizar deportes caninos como el agility o el canicross pueden contribuir no solo a su estimulación física, sino también a potenciar su adiestramiento, que se debe basar en el refuerzo positivo para lograr su correcta sociabilización y obedencia. A través de recompensas como palabras cariñosas y comida, este inteligente can aprenderá lo que se le enseñe, pero jamás se debe emplear la fuerza o el castigo, ya que el galgo español es bastante sensible, por lo que, según con que prácticas, puede lograrse el resultado adverso si se estresa o se entristece.

Respecto a los cuidados específicos, el galgo español no necesita atenciones demasiado diferentes a las de cualquier otro perro a parte de las reseñadas. Un aspecto importante a tener en cuenta a la hora de alimentarle es poner su pienso en un recipiente elevado para que el perro no tenga que forzar su largo cuello hasta el suelo y, en lo que respecta al mantenimiento y limpieza del pelaje, el pelo corto y áspero del galgo español tan solo requiere un cepillado semanal para eliminar el pelo muerto y lucir un manto brillante, mientras que el baño deberá dejarse solo para cuando el perro se manche de manera extraordinaria o se encuentre verdaderamente sucio.

El galgo español no necesita unos cuidados muy diferentes a los de otros perrosEl galgo español no necesita unos cuidados muy diferentes a los de otros perros

En cuanto a la salud del galgo español, más allá de los cuidados comunes a toda raza canina - tales como cumplir con su calendario de vacunación, desparasitarlo y acudir regularmente a las revisiones veterinarias para llevar un seguimiento y prevención - hay que atender a las enfermedades típicas que se pueden dar en la raza ya que, aunque en términos generales se trata de un perro bastante sano, lo cierto es que los galgos suelen verse afectados por dolencias como la torsión drástica y el cáncer de huesos. Este perro, que se adapta preferiblemente a los climas templados, tiene una esperanza de vida de entre 12 y 14 años.

Te puede interesar