Menú
Cómo educar a un Shiba Inu
Cómo educar a un Shiba Inu

SON MUY INTELIGENTES

Cómo educar a un Shiba Inu

El Shiba Inu es una raza de las más antiguas que se conocen hasta el momento, data que llegó a Japón hace más de 3000 años que llegaron desde China.

Antes de adoptar un perro hay que tener en cuenta que a pesar de que cada raza es un mundo y tiene sus propias características, lo cierto es que además, la familia de adopción también es un factor muy a tener en cuenta a la hora de desarrollar la personalidad del perro. Desde el primer momento que nuestra mascota entre en el hogar hay que dejarle que se haga a el, para que así poco a poco vaya cogiendo confianza, en concreto la raza Shiba Inu.

Esta raza de perro, japonesa, es muy inteligente y tiene mucha paciencia por lo que educarle puede ser de dos maneras: muy fácil por su inteligencia o algo más costosa por lo taciturno que puede llegar a ser. A un Shiba Inu no le digas que haga algo a la primera, porque puedes esperar sentado/a, ya que no la hará hasta que el mismo quiera. Hay que sobre todo, darles su tiempo para que vean que tienen ellos mismos el control de la situación, de lo contrario, te mirará y se sentará pacientemente a observarte.

Características físicas del Shiba Inu

Un Shiba Inu es comúnmente confundido con un Akitapero el Shiba Inu posee un tamaño menor, de unos 30 a 40 centímetros de altura. Puede llegar a pesar 10 kilos, y hay que tener en cuenta también en su alimentación que tome alimentos que contengan pescado, pues ese ingrediente muy bueno para su pelaje porque le hace tenerlo suave y brillante. Su esperanza de vida puede durar hasta 15 años, aunque hay un famoso caso de un Shiba Inu que duró nada, más y nada menos que ¡26 años!

El Shiba Inu tiene unas características muy concretasEl Shiba Inu tiene unas características muy concretas

El aspecto físico del Shiba Inu es similar al de un zorro, tiene orejas pequeñas y puntiagudas y una cola rizada con abundante pelo. Su color de pelaje puede variar desde el marrón hasta el rojizo, siendo denso y liso. Se caracteriza por tener una enorme mancha blanca en el pecho. Sus ojos negros y almendrados, y una nariz medianamente alargada. Los labios y la trufa son de color negro. Lo cierto es que la apariencia de un Shiba Inu es de lo más adorable aunque son muy desconfiados, tiene que pasar tiempo para que cojan confianza con las personas.

Pautas para educar a un Shiba Inu

Para poder educar a un Shiba Inu hay que armarse de paciencia, pues son una raza de perro nerviosa, aunque depende del momento del día. El Shiba Inu, es conocido también por ser llamado "perro-gato", pues o tiene momentos puntuales en los que se vuelve hiperactivo o de repente se tira durmiendo un largo rato. Son animales muy independientes, por los que no servirá de nada insistirles con malas formas, porque no harán caso, es más se darán media vuelta. Para poder educar a un Shiba Inu hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Si la adopción ha sido cuando son cachorros hay que dejarles unos días que inspeccionen todo la casa para que ellos mismos elijan donde será donde van a dormir. Puede parecer algo caprichoso para el animal, pero de lo contrario se revelará en reiteradas ocasiones orinándose para llamar la atención. Una vez el Shiba Inu se adapte no habrá problema y entenderá todo a la primera, donde puede y no estar.
  • Hay que tener en cuenta muchos aspectos a la hora de educar a un Shiba InuHay que tener en cuenta muchos aspectos a la hora de educar a un Shiba Inu

  • Respetar su independencia es otro de los factores a tener en cuenta, pues si se les agobia se irán a otro lado de la casa y nos ignorarán. Si se respeta su espacio ellos respetarán el tuyo.
  • Para que un Shiba Inu haga caso no hay que darle órdenes, si no más bien hacer que sea un juego. De esta manera, hará caso a la primera. Al principio habrá que ir enseñándole las normas del hogar con premios. Sin duda, es la mejor manera.
  • Al ser perros tan inteligentes, cuando son cachorros para que orinen en el empapador habrá que ponérselo siempre en el mismo sitio y no poner más en el resto de la casa. Suelen adaptarse rápido, por lo que generalmente esto no supondrá un problema.
  • Es muy importante, que cuando salgan por primera vez a la calle (hay que reservar una mañana o una tarde porque puede llegar a ocupar algo de tiempo las primeras salidas), dejarles que se paren donde quieran, es más no querrán ni salir del portal. Es una raza muy miedosa y que les cuesta coger confianza. Una vez en la calle, al ser una raza que no se ve mucho, al menos en España, se acercarán, hay que decirles que no agobien al perro pues puede coger más miedo aún. El Shiba Inu impone sus normas.
  • No dejes que tu perro se mal acostumbre en las salidas a la calleNo dejes que tu perro se mal acostumbre en las salidas a la calle

  • Una vez llegue al parque donde frecuentará sus salidas, comenzará incluso a temblar, no pasa nada, es una raza de perro algo dramática ante cualquier situación que no conozcan. Hay que acariciarle y hacerle entender que no pasa nada. Por el camino se encontrarán a más perros, a pesar de que sea un cachorro y se le quiera tener entre algodones hay que dejarle que huela, juegue y que se relacione. Este paso es muy importante, porque sino cuando sea mayor su instinto asocial florecerá y no habrá manera de que juegue con más perros.
  • Llevar siempre premios a la calle, pues es una raza que de repente puede correr como si no hubiera un mañana. Cualquier olor, ruido o persona puede hacer que el Shiba Inu corra mucho y no haga caso a nadie, ni si quiera a sus dueños. Es recomendable, sobre todo al principio que se le suelte en recintos donde se le pueda atrapar, pues cuesta bastante porque se lo toman como un juego. Son algo traviesos en ese sentido.
  • Los largos paseos con el Shiba Inu son imprescindiblesLos largos paseos con el Shiba Inu son imprescindibles

  • Otro aspecto, es hacer entender al Shiba Inu que tu eres el líder, de lo contrario se revelará y no hará caso en ningún momento. Paciencia y más paciencia.
  • Los largos paseos, son una manera también de que se desahoguen, es una raza de perro deportista que les encantan las carreras y jugar al aire libre. De lo contrario, si pasan mucho tiempo en casa pueden ponerse algo nerviosos y no obedecer. Es más, una vez que tienen horario de salida, ellos mismos pueden llegar a esperar en la puerta para indicar que ya es la hora de su paseo. Es una raza de perro que no deja de sorprender, y a pesar de que digan que son muy ariscos, son de lo más cariñosos con su familia y con la gente que sí conoce.
Te puede interesar