Menú
Descubre todo sobre el Kuvasz, una antigua raza de perro
Descubre todo sobre el Kuvasz, una antigua raza de perro

PROTECTORES

Descubre todo sobre el Kuvasz, una antigua raza de perro

Grandes, protectores, peludos, elegantes, enérgicos y cariñosos, descubre todo sobre la raza de perro mas antigua de Hungría.

¿Estás buscando un compañero de aventuras? ¿Te han regalado un Kuvasz y quieres saber todo sobre él? Estás en la página adecuada. En este artículo vamos a darte las claves básicas acerca de esta bonita raza de perros. Aprenderás sobre sus raíces, su forma de ser y comportarse, los cuidados básicos y las principales enfermedades que pueden afectar a este tipo de can. ¡Sigue leyendo!

Un poco de historia

Los Kuvasz son una de las cinco razas de perros boyeros más populares de Hungría y, a su vez, se considera una de las más antiguas. Su origen es algo incierto, pero se cree que sus antepasados llegaron a Hungría en el año 900, cuando las tribus magiares del príncipe Arpad, una tribu étnica de Europa del Este, se asentaron en el territorio húngaro. Una teoría mucho menos apoyada dice que esta raza de perros llegó a lo que actualmente es Hungría con la invasión turca en el siglo XIII.

Los perros Kuvasz pueden trotar varios kilómetros sin cansarseLos perros Kuvasz pueden trotar varios kilómetros sin cansarse

En cuanto a la labor que desarrollaban estos perros en la antigüedad, se cree que eran utilizados para acompañar a los jinetes cuando salían de caza o iban a la guerra. Aunque, poco a poco se encontró una mejor utilidad para estos perros, la de guardianes de ganado ovino. Su color blanco, similar al de las ovejas, los convertía en los animales perfectos para caminar entre ellas sin asustarlas.

Características

Esta raza llega hasta una altura de 76 centímetros en el caso de los machos y 70 centímetros en el de las hembras. Y, en cuanto a su peso, las hembras están entre los 37 y 50 kilos y los machos entre 48 y 62 kilogramos. Por ello se considera una raza de gran tamaño.

Dada sus características físicas, los perros de esta raza destacan por ser fuertes y tener una figura imponente. Sus patas son ágiles, su estructura ósea es consistente y su musculatura está desarrollada. Además, la forma de su cuerpo es rectangular, siendo más largo que alto, por lo que sus zancadas abarcan bastante distancia cuando corren.

Pero lo que más destaca de estos animales es su cabeza, que les distingue de otras razas de perros boyeros. Tiene una forma de cuña y un tamaño proporcionado al resto del cuerpo. Las orejas son en forma de V y le caen hacia ambos lados de la cabeza. Sus ojos son almendrados y normalmente de color castaño, mientras que su hocico es bastante pronunciado, aunque no puntiagudo, sino que termina en una bonita trufa de color negro.

Su cuerpo está cubierto por una gran cantidad de pelaje, de un color blanco roto o crema, que destaca por su abundancia, dureza y ondulación. Por otro lado, la piel, de color gris pizarra, de estos animales es firme y resistente, algo que se fue perfeccionando con los siglos y su labor en batallas y campos de ganado.

Son extremadamente inteligentes, pero no son fáciles de entrenarSon extremadamente inteligentes, pero no son fáciles de entrenar

Pero no creas que estos perros carecen de belleza, ya que destacan por su apariencia elegante y noble. Son, quizá, una de las razas con mayor proporción en lo que a su cuerpo respecta, característica que los vuelve una raza digna de exposición. Además, su pelaje es suave al tacto y con los cuidados pertinentes puede destacar por su gran belleza.

Temperamento y comportamiento

Esta raza tiene tres rasgos característicos: son observadores, tranquilos y valientes. Todo ello les convierte en perros con un fuerte instinto de protección y territorialidad y, por ende, en perfectos perros pastores y guardianes. Es una raza independiente y segura de si misma, con un fuerte temperamento. Pero, esto no significa que como mascota sean perros desagradables o solitarios, al contrario, son perros a los que les gusta estar en familia y sentir su cariño.

Su instinto de protección los convierte en fieles y afectuosos animales con los que le rodean. Se comportará desconfiando frente a extraños, siguiendo su forma de ser, pero eso no implica que se conviertan en perros peligrosos. Una vez que los Kuvasz ganan confianza con las personas se convierten en sus fieles aliados. Además, si hay niños en casa les gusta jugar con ellos, aunque no tienen mucha paciencia en lo que a travesuras respecta. Por ello, es mejor que los niños no sean demasiado pequeños y tengan conocimientos suficientes acerca de como se debe de tratar y cuidar a un perro.

Cuidados básicos para esta raza

Teniendo en cuenta su tamaño, el hogar ideal para eta raza es una casa con patio o jardín. Por supuesto que se pueden tener en un piso, pero no es lo idóneo. Lo mejor para estos perros es que puedan jugar y correr a sus anchas, así que si no tienes una casa con suficiente espacio deberás de sacarlo a pasear con frecuencia y durante mínimo una hora en cada paseo. O, por el contrario, tu mascota no podrá desfogar lo suficiente y podrá mostrarse irascible y descontenta. Además, son perros curiosos y activos, por lo que disfrutarán de los juegos y entrenamientos, cosa que les ayudará a quemar energía y relajarse.

Si tu mascota vive en piso asegúrate de que 'descargue' su energía diariaSi tu mascota vive en piso asegúrate de que 'descargue' su energía diaria

Estos perros tienen un gran temperamento, pero esto no es impedimento para que sean perros amables y cariñosos. Todo depende de la educación y el cariño que nosotros le demos a nuestra mascota. Así que, un buen adiestramiento es la clave para que estos perros sepan controlar sus emociones y sepan comportarse. Adiestrar a los Kuvasz no es complicado, ya que cuentan con una gran memoria e inteligencia, solo deberemos de tener un poco de paciencia y mano firme.

Por otro lado, los perros grandes requieren de un especial cuidado a la hora de la alimentación. No solo por su gran apetito, sino porque se debe de cuidar especialmente la cantidad de nutrientes, minerales y vitaminas que el alimento aporta a sus cuerpos. Además, esta raza es propensa a los problemas estomacales y de hinchazón, por lo que una buena alimentación reducirá el riesgo de que aparezcan.

Para terminar, debemos hablar de los cuidados del pelo de este animal. Su pelaje consta de dos partes, un manto inferior lanoso y un manto superior áspero. Además, alrededor del cuello y las patas cuentan con un pelaje más largo y grueso. Por ello, es necesario cepillar el pelo de nuestra mascota un par de veces a la semana, y una vez al día durante la época de muda. Y, en lo que respecta al baño, se debe de asear a los Kuvasz cada seis u ocho semanas, siempre teniendo en cuenta que si nuestra mascota se mancha considerablemente en alguna ocasión, deberemos de bañarlo y limpia correctamente su pelo para evitar problemas capilares.

La salud de nuestra mascota

Hay una dolencia que suelen padecer la mayor parte de razas de perro grandes, o las razas cuyo cuerpo soporta un gran peso, y es la displasia de cadera. Esta enfermedad consiste en una malformación de la articulación de la cadera, por lo que la cabeza del fémur no encaja completamente en su cavidad. Aunque esta enfermedad viene dada en muchas ocasiones por la herencia genética del perro, en otras se debe a un sometimiento inadecuado a la hora de hacer ejercicio, sobre todo durante el desarrollo de los cachorros.

Conviene, además,  cepillar sus dientes, por lo menos, dos o tres veces a la semanaConviene, además, cepillar sus dientes, por lo menos, dos o tres veces a la semana

Otro problema que se desarrolla a menudo en este tipo de raza son los problemas en la piel. Esto se ocasiona por un trato descuidado en lo que a su pelo respecta. Hay que mantener el pelaje de nuestra mascota limpio y libre de nudos, para reducir el riesgo de irritaciones y problemas cutáneos que pueden desencadenar una infección.

A excepción de estas dos dolencias, los Kuvasz son una raza de perros que no suelen tener enfermedades congénitas, ya que su índice de consanguinidad es muy bajo. Pero eso no implica que nuestra mascota quede exenta de padecer algún tipo de enfermedad, para ello lo que tenemos que hacer es cuidar su salud, sacándolos a pasear, proporcionándoles el alimento adecuado y teniendo en regla su cartilla de vacunas y sus visitas al veterinario. Así no solo mantendremos a nuestra mascota fuerte como un roble, sino que el animal será feliz y tendrá una vida plena y larga que disfrutar contigo. Esperamos que estos consejos y detalles acerca de los Kuvasz te hayan sido de ayuda. ¡Hasta la próxima!

Te puede interesar