Menú
Infarto o paro cardiaco en perros: cómo detectarlo
Infarto o paro cardiaco en perros: cómo detectarlo

CONSEJOS SALUDABLES

Infarto o paro cardiaco en perros: cómo detectarlo

Es importante acudir periódicamente al veterinario con estas mascotas para evitar correr riesgos de salud.

Los infartos o paros cardíacos no son sólo un problema que puede aparecer en las personas, sino también en los animales. De hecho, son bastantes los perros que cada año pasan por esta terrible situación. En el caso de este tipo de mascota, el infarto tiene lugar cuando los flujos de su sangre quedan bloqueados de tal manera que no permiten la correcta circulación de la sangre por los vasos sanguíneos. A su vez, este bloqueo es provocado por la formación de placas de colesterol maligno. Algo que puede llegar a degenerar en coágulos de sangre o trombos que den lugar al paro cardíaco.

¿Qué provoca el infarto en un perro?

Mucho se ha hablado acerca de cuáles son las causas que pueden ocasionar un paro cardíaco en un perro. Lo cierto es que son diversas las situaciones que pueden darse en la mascota y que a su vez, aumenten las posibilidades de padecer un infarto. Por ello, es bueno conocerlas y tener en cuenta que si se padecen, los riesgos son mayores por lo que habrá que intentar estar en las mejores condiciones posibles para no propiciar problemas de este tipo. Algunas son:

  • Ansiedad, estrés o demasiado esfuerzo físico
  • Tumor o infección
  • Problemas en el metabolismo o exceso de peso
  • Cambios hormonales
  • Inflamaciones en el sistema circulatorio
  • Enfermedad de las arterias coronarias
  • Sindrome nefrótico o daños pulmonares

Hay diversas las situaciones que aumentan las posibilidades de sufrir un infarto para los perrosHay diversas las situaciones que aumentan las posibilidades de sufrir un infarto para los perros

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes del paro cardiaco en perros?

Es fundamental conocer estos síntomas para poder tratar a tiempo un posible infarto o paro cardíaco:

  1. Sedentarismo: Que un perro tenga problemas para ejercitarse y estar en movimiento es un síntoma de infarto. Es por eso que si el animal se resiste a ello, se deberá de acudir a un especialista para hacer un reconocimiento. Si en el caso de hacer cierto ejercicio sufre desmayos, asfixia o golpes de calor, también habrá que preocuparse.
  2. Vómito: Este aspecto siempre es un síntoma de que algo no va bien y por lo tanto, debe de ser tratado y analizado por un veterinario. El padecerlo, no siempre será motivo para pensar que el perro puede estar expuesto a sufrir un infarto.
  3. Respiración inusual: Tos, dificultades para controlar la respiración, jadeos...Todos estos hechos pueden convertirse en indicios de un paro cardíaco. Habrá que estar pendiente de si el animal los padece para actuar con rapidez.
  4. Arritmia: Aunque es difícil de detectar, la arritmia es uno de los síntomas más claros. Consiste en que los latidos del corazón tienen lugar de manera irregular y este hecho, debe de ser analizado minuciosamente por un experto.

Proceso de reanimación de un perro

Si se detecta que el animal podría estar sufriendo un infarto, lo primero que hay que hacer es buscar ayuda de profesionales. En el caso de carecer de medios que permitan hacerlo, será el dueño o la persona que atraviese ese momento quien tenga que lidiar con el problema. Por lo tanto, es importante conocer cómo poder devolverles la respiración y frenar el paro cardiaco. Algo que, sólo se conseguirá llevando a cabo una reanimación cardiopulmonar que permita mantener al animal con vida para posteriormente ser atendido por los verdaderos expertos, los veterinarios. En definitiva, los pasos a seguir para poder llevar a cabo esta reanimación serán:

  • Poner a la mascota en un espacio o terreno plano y colocarle de lado, sobre el costado derecho.
  • Moverles cuidadosamente la zona de la cabeza hacia atrás de tal manera que la boca quede inclinada hacia arriba y el conducto respiratorio desocupado.
  • El siguiente paso será agarrar al perro por la mandíbula con fuerza para evitar que se mueva y hacerle el boca a boca. En el caso de tratarse de un perro grande, será mejor darle bocanadas más extensas y en caso de ser pequeño, lo recomendable será que sean rápidas y más continuadas. Entre una y otra habrá que dejar unos dos o tres segundos de tiempo.
  • Tras esto, se deberá de realizar un pequeño masaje sobre el pecho del animal. Es importante no hacer mucho presión sobre este para no partir ninguna de sus costillas. Este masaje cardíaco permitirá ayudar a mantener con vida al perro.
  • Finalmente, se podrán intercalar tanto el boca a boca como las compresiones llevadas a cabo sobre el animal hasta que este pueda recuperar la respiración y la conciencia. Acto seguido, habrá que acudir rápidamente a un veterinario que pueda hacer recuperar la normalidad al animal.

Es muy importante acudir a un veterinario cuando se consigue reanimar al perroEs muy importante acudir a un veterinario cuando se consigue reanimar al perro

En conclusión, es importante atender a la salud de la mascota y que esta pase periódicas revisiones médicas. Estas permitirán reducir los riesgos y detectar problemas a tiempo. Del mismo modo, en caso de notar algún síntoma o circunstancia extraña, será recomendable acudir al veterinario para poder obtener un análisis exhaustivo de la situación y valorar cómo actuar ante ella. Y finalmente, serán los expertos los que le recetarán un tratamiento o medicación adecuado para poder llevar una vida normal y evitar en la medida de lo posible problemas de salud de este tipo.

Te puede interesar