Menú
Consejos para que tu perro sobrelleve mejor el calor del verano
Consejos para que tu perro sobrelleve mejor el calor del verano

EVITAR GOLPES DE CALOR

Consejos para que tu perro sobrelleve mejor el calor del verano

Los perros no cuentan ni con glándulas sudoríparas para reducir la temperatura corporal y el pelaje no les permite transpirar ni un poco, lo cual el calor puede ser un verdadero problema.

Con el verano llega también el buen tiempo, el sol y el calor. Pero esto último no tiene porque ser precisamente bueno. De igual manera que las personas lo llegan a pasar realmente mal con las altas temperaturas, a los perros les pasa lo mismo e incluso peor porque debido a su pelaje no transpiran y además no tienen glándulas sudoríparas para eliminar el calor a través del sudor como si hacen los humanos, por lo tanto solo pueden hacerlo a través de la respiración y el consecuente jadeo.

Por eso es de vital importancia tener bajo vigilancia a nuestro perro durante el verano y seguir lo más estricto posible los consejos que puedes leer a continuación. De esta forma harás el verano para tu perro mucho más llevadero y también evitarás algún problema mayor como puede ser un golpe de calor o incluso la muerte.

Que esté hidratado

Lo más importante es que los perros estén siempre bien hidratados. Es lo más básico en cualquier ser vivo. De esta forma sobrellevan mejor el calor. Para ello es importante tener el bebedero siempre lleno y a su disposición. La mejor opción es que cuenten con varios por la casa, sobre todo en los sitios donde pasan más tiempo de forma que no tengan que estar desplazándose por toda la casa para tener que beber y así también lo hacen más asiduamente. Por supuesto, es importante que el agua esté fría por lo que debe de estar en lugares frescos, a la sombra y, por lo tanto, estar pendiente de que no se sobrecaliente. Para ello es importante cambiarla cada cierto tiempo en función del calor que haga, de la temperatura del ambiente y la rapidez a la que se caliente.

Lo más importante es que esté hidratadoLo más importante es que esté hidratado

Preparar helados

Una forma de que se refresquen de manera más constante y al mismo tiempo se diviertan es a través de helados. Se puede hacer como si fuese un polo para un niño. Basta con mezclar un poco de agua y algunos granos de pienso. Una vez hechos se lo puedes dar a tu mascota, así estarán consumiendo agua al mismo tiempo que se encuentran con algún trozo de pienso que les hará querer terminárselo. Es importante que, antes de darle el polo al perro, pasarlo por agua a para romper un poco la cadena del frío y la lengua de nuestra mascota no se quede pegada ya que puede causarles algunas heridas.

Protegerlo del sol

Por supuesto, es muy importante que tu perro no esté expuesto directamente al Sol. Como ya se explicó al principio, no tienen glándulas sudoríparas y con el pelaje tampoco transpiran, por lo tanto su temperatura irá aumentando considerablemente. Para evitar esto, primero hay que evitar que se expongan durante las horas más altas del día como es entre la 1 del mediodía y las 5 de la tarde. También es importante que el perro cuente con sitios en los que descansar a la sombra para estar lo más frescos posibles o bien en las zonas de la casa que menos temperatura alcancen como puede ser un cuarto que no reciba directamente la luz de Sol.

Igual que los humanos, pueden disfrutar de baños refrescantesIgual que los humanos, pueden disfrutar de baños refrescantes

Has de saber también que si un perro tiene el pelaje claro son más propensos a sufrir quemaduras. Sí, lo mismo que ocurre a las personas cuando no usan protección solar. Las zonas más propensas para quemarse en un can son la nariz y otras zonas que no tengan pelo como pueden ser orejas o rabo. Para ello, se les puede aplicar de igual manera crema solar y el funcionamiento y reglas son las mismas que para una persona: media hora antes de estar expuesto a sol, ponerla varias veces cada cierto tiempo, volver a aplicar si se meten en agua, etc.

Mojarlo

Una forma de las más sencillas y eficaces es bajar la temperatura corporal de la mascota con agua. Un buen baño, refrescarlo con una manguera... cualquier manera que se nos ocurra en la que el perro entre casi completamente con el agua de forma que su pelaje esté mojado. Eso sí, de igual manera que para que la consuma, es importante refrescar al perro con agua muy fría, de esta forma bajará más la temperatura y evitarás que se caliente demasiado rápido.

Camas especiales

Normalmente un perro, salvo que tenga otro tipo de manías que se le fueron consistiendo, descansará en su cama. Las camas de los perros son una especie de colchón forrado con algún tipo de tela pero que se compran sin prestar atención a sus calidades. Durante el invierno esto no importante porque la finalidad es que no duerman el suelo, estén cómodos y listo. Porque frío no pasan gracias a las cualidades que les permiten mantener el calor.

Cuidar bien su pelo para que este no le da más calor del necesarioCuidar bien su pelo para que este no le da más calor del necesario

Pero en verano el tipo de cama si que influye. Algunas pueden proporcionales aún más calor o conservar el que ellos desprenden, lo que hace que la temperatura de un perro no baje o incluso suba más de lo normal. Por eso para evitarlo puede plantease la opción de comprar una cama especial de verano para perros. Estas están hechas con materiales especiales que transpiran, no mantiene el calor o incluso ayudan a refrescarles. Serán más caras que una cama normal que se puede adquirir en un todo a cien, pero pensando en el bienestar y seguridad de la mascota, es una opción bastante beneficiosa.

Cortarle y cepillarle el pelo

Como se explicó al comienzo, uno de los principales factores por los que un perro tiene mayor temperatura corporal es el pelo. De estar forma, el lógico que se pueda hacer algo con él para intentar solventar este pequeño inconveniente. La primera opción es cortárselo, de forma que el manto sea menos espeso y así acumule menos calor. ¡OJO! Cortar no quiere decir raparle el pelo. Este tiene su propias funciones para la mascota y dejarlo sin él tampoco es beneficioso porque su piel queda completamente expuesta y las consecuencias pueden ser mucho peores.

El hielo es un buen juguete para que se diviertan y refresquenEl hielo es un buen juguete para que se diviertan y refresquen

Por otro lado, también hay que estar pendientes de cepillarlos al menos una vez al día. De esta forma se irá retirando constantemente el pelo que van mudando o perdiendo de forma natural. De no hacerlo, se crearán capas de pelo muerto que harán aún más espeso el pelaje y que tampoco cumplen ningún tipo de función más que ayudar a mantener el calor que, en este caso, es contraproducente.

Darle de comer en horas de poco calor

Con el calor los perros están más cansados, menos energéticos y, al igual que las personas, llegan a perder el apetito. Por eso la mejor opción es dar de comer a tu mascota en las horas que haga menos calor y así estén más activas, más receptivas y coman aquellas cantidades de comida que realmente necesitan en su día a día. De lo contrario, si tienen el bol de comida a su disposición, por un lado la comida se recalentará, lo cual la hace menos apetecible para ellos; y por otro lado, comerán a la hora que está acostumbrados que, de ser como sus dueños, coincidirá durante horas de altas temperaturas. De esta forma comerán mucho menos de lo que necesitan, lo cual hará que tengan menos energía aún para soportar las altas temperaturas.

Te puede interesar