Menú
Tener caracoles como mascota: aspectos a tener en cuenta
Tener caracoles como mascota: aspectos a tener en cuenta

FÁCILES DE CUIDAR

Tener caracoles como mascota: aspectos a tener en cuenta

Estos pequeños seres son un perfecto animal de compañía para los niños porque requieren de pocos cuidados y ocupan poco espacio.

Aunque lo más común hoy en día para hablar de mascotas es referirse a animales domésticos como perros, gatos o pequeños mamíferos, lo cierto es que no hay que pasar por alto que existen otras opciones muy diferentes que pueden hacer las veces de animal de compañía. En este caso podemos hablar de los caracoles, esos pequeños seres de la familia de los moluscos que arrastran su casa consigo y que, aunque no sean animales sociables o excesivamente entretenidos, cuidarlos puede ser una buena distracción que tampoco te llevará demasiado tiempo. Así pues, hoy vamos a dedicar nuestro tiempo en descubrir qué necesitan los caracoles como mascotas, que pueden ser un excelente entretenimiento para los niños.

Elige un caracol

Para empezar con la idea de tener un caracol de mascota, cabe señalar que lo primero es decidir qué tipo prefieres. Quizá lo más ideal será encontrar un caracol autóctono de la zona que incluso puedas encontrar en los jardines o naturaleza cercanos a tu hogar. Aunque existen especies gigantes de este tipo de molusco que generalmente se usan para extraer su baba y destinarla a productos de cosmética, lo cierto es que lo mejor será que adoptes a uno de tamaño medio o pequeño que cause menos problemas. Asimismo, debes saber que un caracol puede llegar a vivir entre los 3 y los 15 años de edad si recibe los cuidados necesarios.

Es conveniente tener más de un caracol como mascotaEs conveniente tener más de un caracol como mascota

Tener un caracol de la zona puede ser beneficioso porque muchas personas, especialmente los niños, se aburren de ellos tras un tiempo. Entonces podrás soltarlo sin problemas en una zona ajardinada apta para que continue su vida. Además debes plantearte coger más de un caracol como mascota dado que son seres que necesitan de la compañía de al menos un amigo. De hecho, acostumbran a dormir pegados entre sí y por otro lado, será más entretenido observarlos y dan el mismo trabajo uno que cuatro.

Elige una casa para tus caracoles

Los caracoles se pueden adaptar a cualquier tipo de recipiente siempre y cuando tengan luz, humedad y agujeros que permitan la entrada de oxígeno y ventilación. Puedes comprar desde un recipiente de plástico a un pequeño tanque o pecera de cristal siempre que tengan una tapa con agujeros. No se recomiendan casas de madera o cartón porque, como se ha comentado, necesitan humedad y el agua las pudriría.

No debes coger al caracol por la conchaNo debes coger al caracol por la concha

Para el fondo del recipiente puedes comprar sustrato esterilizado a modo de suelo, evitando las piedras pequeñas o la arena y pudiendo colocar alguna rama de árbol ancha para que los caracoles trepen por ella. Ten en cuenta que el caracol necesita deslizarse por las superficies de su casa, así que no le pongas objetos afilados o duros que puedan dañarle. Lo mejor son integrar materiales hechos con plástico, como por ejemplo, un bebedero poco profundo en la superficie para que tu mascota no se ahogue y beba agua.

Cuidados del caracol

Como ya sabemos, los caracoles necesitan de un ambiente húmedo. La temperatura de su casa debe estar entre los 17 y los 30 grados y debes rociar con agua el recipiente para provocar esa humedad. No obstante, hay que tener cuidado porque de excederse podrían resbalar e incluso morir ahogados, así que lo ideal es que con un pulverizador apliques el agua como mucho con dos o tres aplicaciones por toda la casa. Otro de los aspectos a tener en cuenta es que se trata de animales muy sucios. Aunque limpiar el recipiente no tomará mucho tiempo, hay que hacerlo todos los días para mantener la higiene de tu mascota y lo más recomendable es hacerlo lavando completamente la casa con agua (preferiblemente hervida) y jabón suave. Para ello, deberás trasladar a estos pequeños seres a otro espacio seguro.

Los caracoles disfrutan comiendo vegetalesLos caracoles disfrutan comiendo vegetales

No te debes olvidar de que los caracoles también necesitan ser limpiados, entre una y dos veces al mes para evitar las plagas. En este caso tendrás que usar solo agua a temperatura ambiente, humedeciendo tu dedo o usando un bastoncillo para oídos con el que coger agua y la pases por la concha y cuidadosamente por su cuerpo. Es muy importante que no emplees ningún producto en limpiar a tu mascota. Asimismo, debes conocer que nunca hay que coger a estos animales por la concha porque podrías separarles de ella y matarles, a pesar de que son muchos los que lo hacen. Para manipularles, humedece tus manos y trata de que se suban a ellas con comida o poniendo el dedo en su camino. En caso de que no seas capaz o de que tu caracol sea pequeño, también puedes emplear un palo humedecido.

Alimentación del caracol

Los caracoles comen frutas, verduras y hortalizas, como por ejemplo, hojas de lechuga u otros vegetales, manzana, tomate, zanahorias, etc., las cuales siempre deberás lavar antes de dárselas. También se recomienda aportarles una fuerte de calcio que les haga mantenerse resistentes, beneficiando sobre todo a su concha. Asimismo, debes saber que por lo general, sus excrementos son del color de lo que comen, así que dependiendo de la alimentación que le des a estos moluscos, sus heces pueden ser naranjas, verde oscuro o claro o negro.

Te puede interesar