Menú
Cuidados postoperatorios de un perro tras una operación
Cuidados postoperatorios de un perro tras una operación

IMPRESCINDIBLE

Cuidados postoperatorios de un perro tras una operación

Tras la intervención, seguir los consejos del veterinario es fundamental para que tu perro se recupere lo antes posible.

Para los humanos, la salud de nuestros amigos perrunos es muy importante. Saber que tu fiel amigo necesita de una operación quirúrgica puede angustiarte si esta conlleva un alto riesgo o si, después de la misma, notas a tu perro muy alicaído. Pero lo más importante para tu mascota es que te sienta a su lado en todo momento, por lo que debes saber cómo actuar ante estas situaciones. Así que, tanto si tu perro va a ser intervenido próximamente como si ya ha pasado por quirófano, tienes que tener en cuenta unos cuidados básicos que van a hacer de la recuperación un proceso más rápido y llevadero.

Tras la operación tu mascota perderá el apetitoTras la operación tu mascota perderá el apetito

Independientemente del tipo de operación, los cuidados posteriores van a ser claves para la mejoría de tu perro. Una vez le hayan dado el alta, tú serás el encargado de hacerle más soportable el periodo de convalecencia. Lo más probable es que en esta fase le notes más apagado de lo habitual y sin apetito como consecuencia del dolor y la incomodidad que puede suponerle esta nueva situación. Sin embargo, en nuestra mano está hacerle sentir lo mejor posible.

Cuidados postoperatorios

Aunque las operaciones pueden ser de distinto grado de complejidad (y precisar así de mayor o menor tiempo de recuperación), también hay que tener en cuenta ciertos factores que pueden favorecer o perjudicar la rapidez con la que tu perro pueda volver a la normalidad, como pueden ser su edad o sus condiciones físicas. No obstante, siguiendo las recomendaciones del veterinario no tiene por qué surgir ninguna complicación. Por lo general, el profesional tendrá que darte algunas pautas sobre la dieta que debe seguir tu perro los días siguientes a la intervención, los medicamentos que debe tomar y las próximas fechas de revisión. Pero también tendrás que controlar los siguientes aspectos:

El perro se puede sentir decaído la operaciónEl perro se puede sentir decaído la operación
  • Al finalizar la intervención, tu perro no se mostrará muy activo debido a los efectos de la anestesia. No debes alarmarte porque esto es algo completamente normal e irá desapareciendo progresivamente con el paso de las horas.
  • Lo habitual es que el experto veterinario te aconseje no alimentar a tu amigo perruno hasta pasadas 24 horas desde la operación. Esto se debe a que tu mascota pueda sufrir náuseas o vómitos a causa de la anestesia. Sin embargo, algo de lo que debes estar muy pendiente es de mantener bien hidratado a tu perro, a quien debes dar agua con frecuencia si no puede beberla por sí solo.
  • Para que la convalecencia vaya lo mejor posible, asegúrate de que tu mascota guarde, al menos, un par de días de reposo y descanse en un lugar adecuado y tranquilo, donde no haya ruidos ni ajetreo. Además, debe ser un espacio fácilmente accesible para el perro, pues en esta etapa no podrá moverse con facilidad, y en el que disponga de sus zonas para comer, beber y hacer sus necesidades.
  • Es normal que los primeros días, el can no tenga hambre. Pero, para tratar de ir recuperando su apetito, puedes prepararle caldos o comidas ligeras que pueda digerir con facilidad, así como cualquier otro alimento que te haya prescrito tu veterinario. Aun así, si ves que tu perro deja de comer o de beber, o no hace bien sus necesidades, debes comunicárselo al experto.
  • Sé constante con la administración de los medicamentos recetados por el profesional, incluso si tu perro se resiste a tomárselos. Para que te sea más fácil, puedes camuflar las pastillas en algún alimento que sea de agrado para tu mascota.
  • Vigila y preocúpate por que la herida de tu perro se mantenga cerrada, limpia y seca, para evitar posibles infecciones. Procura limpiarla con frecuencia siguiendo las indicaciones que te haya dado el cirujano, y controla que tu peludo no se lama ni se arranque los vendajes. Si notas algo extraño, como enrojecimiento o pus, acude lo antes posible al centro veterinario.
  • No fuerces al animal a dar paseos muy largos, puesto que su movilidad en ese momento estará más limitada. Será suficiente con que lo saques para hacer sus necesidades.
No obligues a tu perro a dar grandes paseosNo obligues a tu perro a dar grandes paseos

Cura y limpieza de las heridas de tu perro

Para favorecer y acelerar la cicatrización de las heridas que surjan tras la intervención, también debes prestar atención a algunas cuestiones. La frecuencia con que debes limpiarla te la indicará el veterinario, pero puedes emplear gasas y un antiséptico para prevenir cualquier infección. Si ves que tu perro se muerde o rasca la herida, entonces puedes plantearte la posibilidad de que lleve un collar isabelino. Y si notas que la zona empieza a enrojecerse, inflamarse o segregar algún tipo de líquido, debes recurrir a un profesional de inmediato porque lo más probable es que tu amigo perruno sufra una infección, además de las molestias que esto le esté ocasionando.

Deberás curar al animal tantas veces como te haya dicho el veterinarioDeberás curar al animal tantas veces como te haya dicho el veterinario

Igualmente, si el médico profesional considera que tu perro tiene que ingerir algún medicamento especial para el proceso de cicatrización, debes estar pendiente de administrárselo en el tiempo y cantidad adecuados. Controla también que su orina y sus heces sean normales en apariencia, porque esto es señal de que su organismo funciona correctamente. Para las heridas, lo mejor es que el perro guarde reposo y evite el ejercicio. Con el paso de los días, tu perro irá recuperando su actividad normal, pero tienes que tratar de impedir que realice movimientos bruscos, como el subir o bajar escaleras, hasta que la cicatrización haya finalizado.

Por otro lado, debes tener en cuenta que, si tu perro convive con otras mascotas, tienes que controlar que no jueguen de manera brusca ni husmeen en su herida, ya que cualquier síntoma de empeoramiento alargaría el proceso de recuperación. Y si tienes niños en casa, tendrás que explicarles la nueva situación a la que se enfrentan, pero también hacerles entender que su mejor amigo volverá a la normalidad en un breve periodo de tiempo.

Si tu mascota convive con otros animales tienes que vigilar que no jueguen de manera bruscaSi tu mascota convive con otros animales tienes que vigilar que no jueguen de manera brusca

Cuando tu perro necesita rehabilitación

En el caso de que la operación de tu mascota perruna haya sido más compleja, puede ocurrir que necesite de sesiones de rehabilitación o fisioterapia para continuar con una óptima recuperación. El profesional veterinario te asesorará con la opción que resulte más conveniente para tu mascota. En la actualidad existen multitud de técnicas muy avanzadas, que van desde el láser o el ultrasonido hasta la hidroterapia, y que tienen como fin mejorar la calidad de vida de tu perro en este proceso de vuelta a la normalidad. Reducir los posibles dolores, disminuir la inflamación o favorecer el fortalecimiento de las articulaciones son algunas de las mejorías que tu can podría experimentar con estos procedimientos, pero no olvides que tu compañía y tus caricias son también claves para él en esta fase de recuperación.

Te puede interesar