Menú
Tipos de bozales para perros
Tipos de bozales para perros

VENTAJAS E INCONVENIENTES

Tipos de bozales para perros

El uso de los bozales de tubo es más apropiado para un periodo corto de tiempo, mientras que los de tipo cesta son más cómodos y seguros para el perro.

El bozal es una herramienta muy útil que puede ser usada a diario por tu perro por distintos motivos. Con el bozal puedes evitar que tu can ingiera o lama sustancias que se encuentre por el suelo, además de prevenir algún ataque o mordedura en el caso de que sea agresivo. También puede servirte de gran ayuda en las visitas al veterinario si tu perro suele ponerse nervioso o tiene miedo. Y tampoco puedes olvidar que hay ocasiones en que el uso del bozal es obligatorio, por ejemplo, cuando quieres viajar con tu mascota en transporte público o si se trata de una raza de las catalogadas como potencialmente peligrosas.

Como cada perro es un mundo, el propietario debe de conocer las particularidades de su amigo peludo. Por eso, a la hora de enfrentarse a la compra de un bozal, tienes que tener en cuenta algunos aspectos sobre estos aparatos. Piensa que tu perro debe sentirse lo más cómodo posible cuando lo lleve puesto, y que la pieza tiene que ser eficaz y cumplir su función. Como existen varios tipos de bozales, aquí te dejamos las principales características y demás cuestiones que debes considerar cuando vayas a decidirte por un modelo en concreto.

El bozal evita que nuestro animal ingiera sustancias malignasEl bozal evita que nuestro animal ingiera sustancias malignas

Bozal de tubo

Es un tipo de bozal que frecuentemente es llamado bozal de tela o de nylon, pero lo cierto es que el material con que está confeccionado puede variar. De hecho, también se están comercializando modelos realizados en cuero. Como su propio nombre indica, tienen forma de tubo o cilindro, que se abre en su parte delantera. Debe ajustarse al hocico del perro perfectamente, que no quede holgado, para asegurarnos de que cumple su función. Para facilitar esto, puede que el bozal cuente con alguna tira de velcro.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, con estos bozales los perros no pueden abrir la boca, impidiendo así el jadeo común en ellos. Esta es una actividad que realizan para regular su temperatura corporal y que revierte especial importancia en las épocas más calurosas del año o cuando el perro realiza ejercicios físicos. Además, el uso de estos bozales impide al animal beber agua o también, ingerir algún premio en el caso de que esté en un proceso de aprendizaje de ciertas conductas.

Al llevar bozal, los perros no pueden jadearAl llevar bozal, los perros no pueden jadear

Por tanto, hay que tener controlado el uso de los bozales de tubo para que el perro lo lleve puesto un periodo corto de tiempo, porque no es conveniente que tenga la boca cerrada. De hecho, podría suponer un peligro para la salud del animal si este vomitara, ya que no podría expulsar los restos correctamente. Su uso más óptimo sería para ocasiones puntuales y de corta duración, como puede ser una consulta al centro veterinario.

Bozal de cesta

Este tipo de bozales tienen como característica principal que cubren la boca del perro al completo, incluido el morro por delante, para evitar posibles mordeduras. En cambio, sí que le permiten al animal abrir la boca y, por consiguiente, este puede beber, jadear y comer pequeños alimentos a través de las rendijas y agujeros que presentan. Por ello, el bozal de cesta suele ser más práctico y cómodo para los perros, que pueden llevarlo puesto durante lapsos mucho más prolongados de tiempo. Los hay de distintos materiales en el mercado, pero lo más común es que sean de plástico, cuero y metal.

Hay distintos tipos de bozal para los distintos perrosHay distintos tipos de bozal para los distintos perros

Además de todas estas ventajas, son más seguros que los de tela porque son más resistentes debido al material con el que están hechos y favorecen la salivación del animal. Pese a ello, muchas veces los propietarios se resisten a comprar estos bozales y optan por los de nylon porque son más atractivos y aparentan que el perro es menos peligroso. Pero nada más lejos de la realidad: este tipo de bozal es mucho más cómodo y seguro para tu mascota en todos los aspectos.

Bozal tipo Baskerville

Este modelo es una variación del bozal de cesta pero presenta ciertas mejorías. Sigue permitiendo que el animal beba o ingiera pequeños alimentos pero, por ejemplo, si se sumerge en agua caliente puede adaptarse mejor a la forma del morro del perro. Además, son más anchos que los de tipo cesta, así que pueden ser usados por razas de perros con el hocico más grande y achatado. La parte de la nariz queda al descubierto, evitando rozaduras en la piel del animal y permitiéndole olfatear con mayor libertad.

El bozal de cesta es el más comúnEl bozal de cesta es el más común

Cómo elegir el bozal adecuado para tu perro

El primer paso a la hora de escoger el mejor bozal para tu perro es pensar en el tamaño de tu perro y en el aspecto de su hocico. Existen bozales de diferentes medidas y, para empezar, tienes que valorar la envergadura de tu perro. Asegúrate de que coges la talla adecuada porque, si le queda demasiado grande, puede que ni ajustándolo consigas que el bozal se mantenga firme en la boca de tu perro y termine quitándoselo. Por el contrario, si le queda pequeño o apretado, además de que resultará muy incómodo para tu mascota, puede generarle roces y ronchas en la piel. Para evitar esto, también puedes valorar que el bozal tenga un acolchamiento necesario o un revestimiento de tela.

Respecto a la forma del hocico, buena parte de los bozales están pensados y confeccionados de acuerdo a los perros con un morro más alargado. Así que si tu perro lo tiene más corto, plano o achatado, es mejor que optes por los bozales tipo Baskerville, que se adaptan más fácilmente y tienen un cierre más seguro y ajustado para estos casos. Tampoco debes confundir los collares de cabeza con los bozales, ni podrás sustituirlos por uno de ellos en el caso de que el uso del bozal sea obligatorio. Se trata de unos collares que tienen dos asas: una que pasa por el cuello, y otra que pasa por el hocico. Ambas convergen en el enganche de la correa con cierto aspecto de bozal, pero lo cierto es que esta herramienta no impide morder al perro. Simplemente se trata de collares especiales empleados normalmente para enseñar al animal a no tirar de la correa.

Es importante para el perro asociar el bozal a algo positivoEs importante para el perro asociar el bozal a algo positivo

Por último, recuerda que antes de que tu perro comience a usar un bozal, debes conseguir que este asocie esta herramienta con una idea positiva y no de castigo. Así lo aceptará con mayor facilidad y evitarás que quiera desprenderse de él a la mínima que intentes ponérselo. Además, si haces que tu perro vea al bozal como algo negativo será más complicado colocárselo y causará una rebeldía en él solo con mirarlo.

Te puede interesar